El origen de la curiosidad y el intento de explicar lo curioso

alex_grey_wonder

Desde la existencia de las antiguas sociedades humanas es más que conocido el desarrollo de una cosmovisión individual y/o colectiva, la cual, a lo largo de la historia, se ha mantenido en el tiempo y ha ido mutando con la fusión cultural. La necesidad de crear una cosmovisión, que es, en términos prácticos, una manera de interpretar el mundo, tiene su origen en las profundidades del razonamiento humano. Según ciertas evidencias, se ha llegado al acuerdo de que hubo un momento en la evolución humana, en el cual, el hombre fue capaz de desarrollar el fenómeno del lenguaje proporcionándole una especie de prótesis a través de la cual fue capaz de interactuar con lo existente ya no de forma puramente instintiva, sino que como una herramienta de supervivencia superior a las que este ya poseía. El lenguaje se manifiesta con una necesidad cerebral de llenar los espacios vacíos, incrementa la cantidad de relaciones que se pueden lograr entre diversos objetos y, finalmente, conceptos. Los conceptos nacen del lenguaje y de los conceptos nace la cosmovisión. Esta última, es la plena manifestación de una explicación de la realidad que nos rodea, una explicación que busca satisfacer nuestra curiosidad intrínseca. En resumidas cuentas, el desarrollo cognitivo del hombre, lo lleva naturalmente a generar nuevos conceptos y estrategias que satisfacen su necesidad de explicar el mundo. Ahora, junto con ello, también se manifiesta el maravillamiento sensible de la propia realidad. Yo, personalmente, creo que una cosa no pudo existir sin la otra, pues en el sobrevivir aparecieron amenazas que produjeron cuestionamiento, del cuestionamiento nació el descubrimiento, del descubrimiento, la satisfacción y, finalmente, la aplicación de ese descubrimiento que produjo satisfacción, que a su vez trae más satisfacción. Los hombres que descubrieron el fuego, finalmente terminaron aprendiendo a cocinar sus alimentos, a sobrevivir a bajas temperaturas, entre otras cosas, y obtuvieron satisfacción. La satisfacción de descubrir abre la puerta de la expresión y en la expresión encontramos la creación. El ser humano comenzó a crear instrumentos de cacería, cambió su alimentación, generó tecnologías, relatos, canciones, dibujos, lenguaje escrito, bailes, los cuales reforzaban la satisfacción del descubrir y eran en sí mismas un descubrimiento que se retroalimentaba en en el desarrollo de la propia comprensión del mundo, haciéndola un poco más tangible. Todo lo descubierto tiene una potencialidad creativa que busca ser expresada, lo descubierto busca ser puesto en práctica, ser compartido, ser usado como un medio hacia la explicación, hacia otro descubrimiento que nos otorgará la máxima satisfacción: sentir armonía con la naturaleza, con la existencia que algunos llaman felicidad. Este desarrollo cognitivo acelerado que experimentó la evolución humana, nos lleva a ponerle nombre a dos conceptos que se originaron de forma homóloga, pero que por alguna razón, tal vez distorsionada por culpa del patriarcado diría yo, fueron apartados y puestos en contra: la ciencia y el arte. Me tomo la libertad de redefinirlos como conceptos especulares, donde la ciencia es la búsqueda de una explicación a través de la generación de conocimiento y el arte es la búsqueda de la conexión viva con esa explicación que buscamos, no son opuestos, son complementarios y se necesitan mutuamente.

Advertisements

Arrival (2016)

MV5BOGE3NGU4NmYtNzc3Yy00ZTI4LTk3ZTMtMWIzZTRhYjA0ZjVjXkEyXkFqcGdeQXVyNTY2NzY5NjA@._V1_SY1000_CR0,0,1500,1000_AL_.jpg

Ayer vi esta película en mi casa. Arrival o, como se le tradujo en Chile, “La Llegada”. Ya venía predispuesta a ver una buena película por todos los comentarios que hacían aquellos que disfrutan del cine en la vida real, la televisión y redes sociales.

Tengo el deber de compartir con todo aquel que lea este comentario mi declaración:

Es la mejor película que he visto en, por lo menos, un año.

Soy amante de la ciencia ficción, mis estándares personales están entre los estilos de 2001: A Space Odyssey (Stanley Kubrick, 1968), Blade Runner (Ridley Scott, 1982), Ghost in the Shell (Mamoru Oshii, 1995), Interestellar (Christopher Nolan, 2014), entre otras.

Esta película comienza a tejer su red con la audiencia comenzando por un delicioso festín de sonidos desconocidos y perturbadores, que producen un efecto emocional que trabaja de forma maestra (ganó un premio Oscar bajo esa nominación). Además de la impresionante elección de la estética extraterrestre, comenzando por las naves ovoides enormes, flotantes y extrañas, en conjunto con el exquisito trabajo de sonido, la película logra producir un suspenso inevitable que cosquillea en el cuerpo. También me causó impresión el uso inteligente de los cambios de ángulo de la cámara y los flashbacks y flashforwards. La historia de ciencia ficción está muy bien lograda ya que el guión permite que la audiencia ponga fe en la factibilidad científica de lo que se plantea (esta es la idea de la ciencia ficción). Pero fuera de sus logros estéticos y de cálculo. La película es poética, inspiradora, emocional e inteligente. Logra transmitir las emociones de sus personajes de una forma muy sincera y realista. Además, posee un guión que genera genuina curiosidad por entender el proceso del lenguaje como algo más complejo de lo que pensamos. Todas las formas de vida inteligente aprenden del otro, como lo hacen los niños. Desde lo simple a lo complejo, la importancia de la comunicación está planteada como una herramienta capaz de generar conciencia del otro y finalmente, de la sociedad. Mensajes fuertes, claros y hermosos. Recomiendo que la vean en pantalla grande, con un buen sistema de audio y que se emocionen con la belleza de los misterios.

Para no volvernos locos: Límites Universo-mentales / To not go crazy: Universe-mental limits

antennae_coverta_1824

W. E. Pauli señaló en la teoría que dio lugar al principio de incertidumbre la imposibilidad de que dos electrones se encuentren en el mismo estado. Es decir, no pueden estar girando en el mismo sentido, poseer la misma energía y encontrarse en el mismo lugar en un mismo momento. A gran escala diríamos que dos objetos no pueden estar en un mismo lugar al mismo tiempo.

Nuestro concepto de “yo mismo” podría describirse en realidad como el significado de un conjunto de memorias en donde el yo mismo se ha visto involucrado en un espacio y tiempo determinados. Somos para nosotros mismos lo que recordamos que somos y esos recuerdos están guardados en las sinapsis. Imaginemos que esa serie de recuerdos que se vinculan en el concepto de yo mismo están dispuestos en una red, donde existe un conjunto sináptico determinado que da identidad y significado a esa red: el yo. Cada recuerdo formaría parte del todo que nos da la identidad y está dispuesto en sinapsis específicas que se conectan de diferentes formas con la red comunicacional de células que representa la memoria.

Ahora, nuestra manera de actuar y de reaccionar ante los acontecimientos que se dan a lo largo del tiempo, responden en parte a nuestra identidad, seamos concientes de ella o no. Y la identidad de cada persona estaría dada por este conjunto de memorias descritas más factores genéticos, que determinan la manera en que las conexiones sinápticas se producen, la manera en la cual nuestras neuronas se comunican. Estamos determinados genéticamente a realizar conexiones sinápticas de cierto tipo en respuesta a cierto estímulo. Por ejemplo, el estímulo puede ser un concepto que se debe recordar, un perro. Cuando diferentes personas piensan en el significado del concepto perro, cada una lo recuerda de acuerdo a su red sináptica que está determinada por las circunstancias que se dieron en el momento de aprender ese concepto, como el entorno y la genética, etc.

Por tanto, las redes de conexión sináptica para cada persona poseen muchas variables: el entorno en todo su espectro, que implica la intervención de otros seres vivos, la genética, que implica una combinación de 25 mil genes aproximadamente, entre otros. Con esto es suficiente para ver la infinitud de probabilidades que existen para la formación de redes de conexión neuronal diferentes. Esto explicaría el hecho de que en el fenómeno de la comunicación humana, en realidad nunca es posible comunicar en la totalidad lo que se desea comunicar, ya que lo que se pretende dar a entender al oyente se basa en la propia manera de comprender el mundo, que se encuentra en esa red sináptica que es única para cada ser humano. El oyente comprenderá lo comunicado en tanto a su propia forma de comprender el mundo. Lo que nos permite la comunicación son las convenciones que tenemos en las variables que sí podemos controlar, como las contextuales que se basan en compartir espacios para el desarrollo de la vida.

En conclusión, dos personas no pueden tener una  red de conexiones sinápticas idéntica, porque para ello, tendrían que haber generado cada recuerdo de la misma manera, haber estado ocupando un mismo espacio al mismo tiempo, lo cual es imposible. Pensemos ahora en la magnitud del universo. Decimos que es infinito porque la cantidad de probabilidades de aloja son insondables por la inteligencia humana ¿existiría acaso la posibilidad de que las probabilidades sean tantas que  todas las probabilidades posibles en todos los sistemas están ocurriendo? Y si es así, ¿Existiría la posibilidad de que todas las decisiones que pudimos haber tomado hayan sido tomadas en un espacio tiempo ligeramente diferente al nuestro?

__________________________________________________________

W. E. Pauli said in the theory that gave place to the uncertainty principle the impossibility  that two electrons be in the same state. In other words, they can’t be spinning in the same sense, have the same amount of energy and be in the same place at the same time. In a bigger scale, we would say that two different objects can’t be in the same pace at the same time.

Our “myself” concept could be described as the meaning of a set of memories in wich the myself has been involved in a determined time-space. What we are for ourselves is what we remember we are and those memories are in the synapses. Imagine that the set of memories that are connected to the self concept belong to this network where the identity and meaning is given by a synaptic set: the me. Every memory would be a part of this everything that gives us identity and is settled in specific synapses that are connected in different ways with the communication network of cells that represent the memory.

Now, our way to act and react in front of the events that occur in time, is in part because of our identity, whether we are aware of it or not. The identity of every person would be given for this set of memories described plus genetic factors that determine the way in wich this synaptic connections are made, the way in wich our neurons communicate. We are genetically determined to make certain kind of synaptic connections in respond to a stimulus. For example, the stimulus could be a concept that we need to remember, a dog. When different people think about the meaning of the dog concept, each one remembers it according to their synaptic network that is determined by the circumstances that were given  in the moment of learning the concept, like environment and genetics.

Therefore, synaptic connection networks for each person depend on many variables: the environment in its whole meaning, implicating  the intervention of another living been, genetics, implicating a combination of 25 thousand genes approximately, etc. Just knowing this is enough to notice the infinity of probabilities that exist for the construction of many different neural connection networks. This would explain the fact that in human communication is never really possible to totally communicate what is wanted to be communicated because what is pretended to communicate to the other person comes from the personal way to understand the world that is in that synaptic network that is unique for every human been. The other person would understand whats been communicated using a personal way to understand the world too. What allows us to communicate are the conventions that we have in the variables we can control, like the context that are based in sharing spaces for life developement.

In conclusion, two people can’t have an identical synaptic connection network because, for that to happen, they must have been generated every memory in the same way, have been occupying  the same space at the same time, wich is impossible. Let’s think now in the magnitude of the universe. We say the universe is infinite because the amount of probabilities that keeps are inscrutable for human intelligence ¿Could exist the possibility that the probabilities are so many  that every probability in every system is actually happening? And if it is like that, ¿Could exist the possibility that every choice we could make has been made in a slightly different space-time?

Ley de la Conservación de la Energía/ Law of Conservation of Energy

“La cantidad total de Energía en un sistema físico aislado permanece invariable en el tiempo, aunque puede cambiar a otras formas de Energía.”

Es decir, la Energía no se crea ni se destruye, sino que solo se transforma.

Este planeta, este sol, este sistema solar, esta Galaxia, el Universo funciona gracias al flujo de la energía que va cambiando de formas, dentro de las cuales, algunas percibimos diariamente como la luz y el calor. Gracias a esta energía es que nuestras neuronas se comunican y envían señales al cuerpo para que éste funcione como debe. La energía pasa por nosotros dándonos la vida, haciéndonos respirar, pensar, crear, hablar… Finalmente, cuando morimos, esta energía que pasa por nosotros  debe hacer algo como transformarse o ir hacia algún lugar.

Quizá se reparte al ambiente o quizá sirve para desencadenar algunas reacciones químicas. De todas maneras siempre fue parte de la energía universal y seguirá existiendo para desencadenar otros sucesos en la existencia.

Pertenecemos, nos originamos en esa Energía que nos formó a nosotros y a nuestros ancestros. Hay un poco de todo en todos, porque la Energía del universo nos mantiene juntos en esta frecuencia de la existencia, en esta realidad que cada uno percibe y que es la única que no desconocemos del todo.

_____________________________________________________________________

“The whole amount of Energy in a physical  isolated system remains constant in time, even though it can be transformed to another kind of Energy”.

In other words, Energy can’t be created or destroyed but can be transformed.

This planet, this Sun, this solar system, this galaxy, the universe works thanks to this Energy Flow that changes into different types we can perceive every day like light or heat. Because of this energy our neurons can communicate and send signals to our body so it can work as it has to. The Energy goes through us giving us life, making us breathe, think, create, talk…Finally, when we die, this energy has to do something like transform itself or go somewhere else.

Maybe it get dispersed through the environment or maybe it can make some chemical reactions happen. Anyways, it always was a part of the universal energy and it will still exist to trigger another events in the existence.

We belong, we originate  in this Energy that created us and our ancestors. There is a little of everything in everyone because the Energy of the universe keeps us in this frequency of existence, in this reality that each one of us can perceive and that is the only one that we do not ignore entirely.