El origen de la curiosidad y el intento de explicar lo curioso

alex_grey_wonder

Desde la existencia de las antiguas sociedades humanas es más que conocido el desarrollo de una cosmovisión individual y/o colectiva, la cual, a lo largo de la historia, se ha mantenido en el tiempo y ha ido mutando con la fusión cultural. La necesidad de crear una cosmovisión, que es, en términos prácticos, una manera de interpretar el mundo, tiene su origen en las profundidades del razonamiento humano. Según ciertas evidencias, se ha llegado al acuerdo de que hubo un momento en la evolución humana, en el cual, el hombre fue capaz de desarrollar el fenómeno del lenguaje proporcionándole una especie de prótesis a través de la cual fue capaz de interactuar con lo existente ya no de forma puramente instintiva, sino que como una herramienta de supervivencia superior a las que este ya poseía. El lenguaje se manifiesta con una necesidad cerebral de llenar los espacios vacíos, incrementa la cantidad de relaciones que se pueden lograr entre diversos objetos y, finalmente, conceptos. Los conceptos nacen del lenguaje y de los conceptos nace la cosmovisión. Esta última, es la plena manifestación de una explicación de la realidad que nos rodea, una explicación que busca satisfacer nuestra curiosidad intrínseca. En resumidas cuentas, el desarrollo cognitivo del hombre, lo lleva naturalmente a generar nuevos conceptos y estrategias que satisfacen su necesidad de explicar el mundo. Ahora, junto con ello, también se manifiesta el maravillamiento sensible de la propia realidad. Yo, personalmente, creo que una cosa no pudo existir sin la otra, pues en el sobrevivir aparecieron amenazas que produjeron cuestionamiento, del cuestionamiento nació el descubrimiento, del descubrimiento, la satisfacción y, finalmente, la aplicación de ese descubrimiento que produjo satisfacción, que a su vez trae más satisfacción. Los hombres que descubrieron el fuego, finalmente terminaron aprendiendo a cocinar sus alimentos, a sobrevivir a bajas temperaturas, entre otras cosas, y obtuvieron satisfacción. La satisfacción de descubrir abre la puerta de la expresión y en la expresión encontramos la creación. El ser humano comenzó a crear instrumentos de cacería, cambió su alimentación, generó tecnologías, relatos, canciones, dibujos, lenguaje escrito, bailes, los cuales reforzaban la satisfacción del descubrir y eran en sí mismas un descubrimiento que se retroalimentaba en en el desarrollo de la propia comprensión del mundo, haciéndola un poco más tangible. Todo lo descubierto tiene una potencialidad creativa que busca ser expresada, lo descubierto busca ser puesto en práctica, ser compartido, ser usado como un medio hacia la explicación, hacia otro descubrimiento que nos otorgará la máxima satisfacción: sentir armonía con la naturaleza, con la existencia que algunos llaman felicidad. Este desarrollo cognitivo acelerado que experimentó la evolución humana, nos lleva a ponerle nombre a dos conceptos que se originaron de forma homóloga, pero que por alguna razón, tal vez distorsionada por culpa del patriarcado diría yo, fueron apartados y puestos en contra: la ciencia y el arte. Me tomo la libertad de redefinirlos como conceptos especulares, donde la ciencia es la búsqueda de una explicación a través de la generación de conocimiento y el arte es la búsqueda de la conexión viva con esa explicación que buscamos, no son opuestos, son complementarios y se necesitan mutuamente.

Arrival (2016)

MV5BOGE3NGU4NmYtNzc3Yy00ZTI4LTk3ZTMtMWIzZTRhYjA0ZjVjXkEyXkFqcGdeQXVyNTY2NzY5NjA@._V1_SY1000_CR0,0,1500,1000_AL_.jpg

Ayer vi esta película en mi casa. Arrival o, como se le tradujo en Chile, “La Llegada”. Ya venía predispuesta a ver una buena película por todos los comentarios que hacían aquellos que disfrutan del cine en la vida real, la televisión y redes sociales.

Tengo el deber de compartir con todo aquel que lea este comentario mi declaración:

Es la mejor película que he visto en, por lo menos, un año.

Soy amante de la ciencia ficción, mis estándares personales están entre los estilos de 2001: A Space Odyssey (Stanley Kubrick, 1968), Blade Runner (Ridley Scott, 1982), Ghost in the Shell (Mamoru Oshii, 1995), Interestellar (Christopher Nolan, 2014), entre otras.

Esta película comienza a tejer su red con la audiencia comenzando por un delicioso festín de sonidos desconocidos y perturbadores, que producen un efecto emocional que trabaja de forma maestra (ganó un premio Oscar bajo esa nominación). Además de la impresionante elección de la estética extraterrestre, comenzando por las naves ovoides enormes, flotantes y extrañas, en conjunto con el exquisito trabajo de sonido, la película logra producir un suspenso inevitable que cosquillea en el cuerpo. También me causó impresión el uso inteligente de los cambios de ángulo de la cámara y los flashbacks y flashforwards. La historia de ciencia ficción está muy bien lograda ya que el guión permite que la audiencia ponga fe en la factibilidad científica de lo que se plantea (esta es la idea de la ciencia ficción). Pero fuera de sus logros estéticos y de cálculo. La película es poética, inspiradora, emocional e inteligente. Logra transmitir las emociones de sus personajes de una forma muy sincera y realista. Además, posee un guión que genera genuina curiosidad por entender el proceso del lenguaje como algo más complejo de lo que pensamos. Todas las formas de vida inteligente aprenden del otro, como lo hacen los niños. Desde lo simple a lo complejo, la importancia de la comunicación está planteada como una herramienta capaz de generar conciencia del otro y finalmente, de la sociedad. Mensajes fuertes, claros y hermosos. Recomiendo que la vean en pantalla grande, con un buen sistema de audio y que se emocionen con la belleza de los misterios.

Una mirada a la Biotecnología de los Alimentos/ A look into the Food Biotechnology

En las últimas décadas el fenómeno de la mejora genética de los alimentos se ha esparcido por el mundo y la comunidad científica como gas en un espacio abierto. Se busca mejorar la producción de alimentos en una serie de aspectos que involucran la economía mundial y la eficiencia con la que éstos nos entregan beneficios de salud como consumidores. Existe un gran número de personas que no conoce el origen de los alimentos que compra en el supermercado, de los cuales varios son de importación y se encuentran modificados genéticamente. Muchos nos hemos preguntado cuáles son los beneficios y por sobretodo, los riesgos del consumo de éstos alimentos. Hemos escuchado preguntas como

¿Le pasará algo a mi ADN si consumo alimentos que contienen ADN extraño? ¿Me dará cáncer? ¿Nos aumentará el riesgo alérgico? ¿Quizá que sustancias o alteraciones desconocidas estamos comiendo? ¿Qué alteraciones puede producir en el organismo?

Afortunadamente, existen grupos científicos que se han dedicado en los últimos años a investigar los riesgos y beneficios que estos alimentos pueden traer consigo. A continuación mencionaré contenido extraído de artículos científicos de fuente confiable (cuyas referencias podrán encontrar dentro de esta entrada) para hacer una búsqueda y ver si podemos dar alguna respuesta a estas preguntas que nos tienen intranquilos, curiosos o que quizá no no hemos hecho aún.

Estos artículos corresponden a revisiones de cientos de otros artículos publicados entre los fines de los 90’s y 2011.

“Genetically Modified Foods and Social Concerns” 

(Alimentos genéticamente modificados y preocupaciones sociales)

Taking everything into consideration, Genetically Modified (GM) crops are alive; they can migrate and spread worldwide. In this regard, clear signals should be sent to biotech companies to proceed with caution and avoid causing unintended harm to human health and the environment. It is widely believed that it is the right of consumers to demand mandatory labeling of GM food products, independent testing for safety and environmental impacts, and liability for any damage associated with GM crops.”

(Maghari, B, M.,Ardekani, A, M. 2011)

“Tomando todo en consideración, las plantaciones genéticamente modificadas están vivas; pueden migrar y esparcirse por el mundo. Con respecto a esto, se deberían enviar señales claras a las compañías biotecnológicas para que procedan con cuidado y eviten causar daño no deseado a la salud humana y al medioambiente. Se cree ampliamente que es el derecho de los consumidores demandar que los alimentos genéticamente modificados se encuentren etiquetados, independiente a que su bioseguridad e impacto medioambiental haya sido probado y que haya responsabilidad ante cualquier daño asociado a éstos productos.”

Los organismos genéticamente modificados son fabricados mediante la inserción de un gen proveniente de una fuente externa como virus, bacterias, animales o plantas en especies usualmente no relacionadas. Finalmente esto conduce a la creación de organismos que son tanto deseados como diseñados por el hombre. El alimento genéticamente modificado es cualquier alimento que contenga o que sea derivado de organismos en los cuales se aplicó ingeniería genética. Las siembras manipuladas genéticamente lo han sido con el fin de obtener características como resistencia a insectos o a virus, tolerancia a ciertos herbicidas y aumento de la calidad nutricional. La preocupación que tenemos como consumidores son los efectos a largo plazo como por ejemplo:

–          La resistencia a antibióticos, es decir, que el tratamiento con antibióticos de alguna enfermedad bacteriana que nos afecte no tenga efecto.

–          Alergenicidad, que los productos modificados genéticamente que consumimos nos produzcan alergias que antes no padecíamos.

–          Cambios nutricionales antinaturales, no sabemos cómo puede afectar a nuestra salud el que los alimentos consumidos tengan propiedades no presentes en forma natural.

–          Toxicidad, tampoco es conocido cómo nos afecta en un nivel nocivo algunas de las modificaciones que pueden tener los alimentos. Por ejemplo, la producción de laguna proteína tóxica para un herbicida bien podría ser tóxica para nosotros también.

Aunque, por otro lado, el hecho de que los cultivos genéticamente modificados tengan genes que les permitan resistir ciertos herbicidas y pestes permitiría reducir el uso de pesticidas. Los cultivos genéticamente modificados ayudan también a disminuir la necesidad del uso de invernaderos. Sin embargo, se cree que la ingeniería genética de los alimentos podría transformar profundamente el ecosistema global en todos los aspectos posibles. Por ejemplo, una consecuencia a largo plazo en la biodiversidad sería la aparición de “superpestes” o “supermalezas” que podrían interrumpir el balance de la naturaleza y causar serios daños a los insectos beneficiosos.

Daños en la salud asociados con el consumo de alimentos genéticamente modificados:

Muchos estudios científicos indican que animales alimentados con productos genéticamente modificados han sido dañados e incluso han llegado a la muerte. Ratas expuestas a papas transgénicas o soya presentan esperma anormal.

A pesar de que las compañías biotecnológicas no acepten la relación directa entre el consumo de alimentos genéticamente modificados y problemas en la salud humana, existen algunos ejemplos dados por la oposición: Las enfermedades transmitidas por los alimentos como las alergias a la soya han aumentado en los últimos 10 años en U.S.A y U. K. También se han reportado cientos de ciudadanos y temporeros en las siembras de algodón en India que han desarrollado alergias en la piel.  Estudios recientes han revelado que cierta especie de maíz ( Bacillus thuringiensis) expresa una proteína alergénica que altera sobretodo las reacciones inmunológicas en el cuerpo. Aunque la inserción de un gen no alergénico podría causar la sobre expresión de un alérgeno ya existente, es difícil identificar específicamente antes de la introducción a la cadena alimenticia si un cultivo genéticamente modificado nuevo con un gen transferido desde una fuente conocida con alergenicidad desconocida es alergénico.

Referencia: Maghari.  B. M.,Ardekani. A.  M. Genetically Modified Foods and Social Concerns. Avicenna. J. Med.  Biotechnol. 2011; 3(3): 109–117 

“Transgenic Plants and Biosafety: Science, Misconceptions and Public Perceptions”

(Plantas transgénicas y bioseguridad: ciencia, confusiones y percepciones públicas.)

Bioseguridad medioambiental y de salud

Aumento de la invasividad de los cultivos transgénicos

A medida que nuevos genes son descubiertos y utilizados por la industria biotecnológica, los cultivos tendrán una serie de nuevas habilidades y serán capaces de crecer en nuevas áreas geográficas. Esto no sería un problema en muchos cultivos altamente domesticados y exóticos. Sin embargo, se corre el riesgo de que las plantas silvestres se conviertan en una molestia para el agricultor, ya que requerirían cuidados diferentes a las transgénicas.

Hibridismo intraespecífico

Cuando los cultivos transgénicos crecen en proximidad a variedades no transgénicas, las siembras que son polinizadas a través del viento podrían adquirir propiedades transgénicas de forma no intencional y crear persistencia no deseada del material transgénico. Esto es un gran problema para los agricultores orgánicos. El hibridismo entre especies cercanamente relacionadas puede convertirse en una forma de flujo transgénico directo entre poblaciones silvestres. Las plantas podrían volverse más invasivas y competitivas y en un plazo relativamente corto podrían causar daño a los ecosistemas naturales.

Efectos en organismos no transgénicos

 La crisopa (Chrystoperla carnea), un predador de insectos, sufrió altos niveles de mortandad por alimentarse de cierto maíz europeo Ostrinia nubilalis modificado biotecnológicamente en comparación al alimentado por maíz no transgénico. En otro estudio, la larva de la mariposa Monarca alimentada por hojas de algodoncillo (Asclepias curassavica) empolvadas con polen del maíz transgénico, disminuyeron su tasa de alimentación, crecimiento y supervivencia, comparado a larvas alimentadas de hojas con polen no transgénico.

Referencia: Stewart, C. N., Richards. H. A., Halfhill. M. D. Transgenic Plants and Biosafety: Science, Misconceptions and Public Perceptions. BioTechniques. 2000; 29:832-843

Finalmente, queda una última cosa que no es mencionada en estos artículos ya que probablemente se da por sentado que los lectores poseen los conocimientos necesarios para no mencionarlas; ¿Qué ocurre con el ADN que comemos de éstos alimentos en nuestro organismo? Quiero decir, sabemos que los organismos transgénicos que comemos poseen ADN extraño y algunas personas han manifestado dudas al respecto. En primera instancia, no ocurriría nada ya que el ADN que consumimos que, por cierto, se encuentra en todos los alimentos hechos de células, como la carne, los vegetales, huevos, etc. es digerido por enzimas propias de nuestra digestión que se encargan de separar el ADN en sus componentes principales y utilizarlos de manera individual. Es decir, ninguna información genética estaría pasando a nuestro ADN propio, porque nuestro sistema digestivo la destruye. Sin embargo, es probable que aún existan cosas que no se han propuesto como objetivo de estudio como lo son pequeñas partículas de cierto tipo de ARN que podrían eventualmente pasar la etapa de destrucción digestiva sin sufrir daños. De esta manera podrían quizá tener acceso a nuestras células. Pero no nos asustemos, nada está comprobado y son sólo posibilidades.

Con esta información pretendo aclararles el panorama a aquellos que no tenían conocimientos muy claros acerca de la biotecnología en los alimentos y permitirles libre decisión en cuanto a su consumo, sabiendo ahora que esta información proviene de datos científicos publicados en revistas científicas involucradas en el tema.

__________________________________________________________________________________________

In the last decades, the food genetical improvement phenomenon had spread all over the world and the scientific community just like gas in an open room. The aim is to improve the production of food in several aspects that involve world economy and it’s health benefits to us as consumers. There are lots of people who don`t know the origin of the food they buy in the supermarket, wich several are from importation and genetically modified. Many of us had asked ourselves what are the benefits and the risks of consuming this kind of food. We have heard questions like

Is something bad going to happen to my DNA if I eat food that contains foreign DNA?  What about cancer?, am I becoming more allergic because of this? What kind of weird and unknown substances are we eating? What kind of alteration can happen to our bodies?

Fortunately, there are scientific teams that had dedicated in the last few years to investigate the risks and benefits of this kind of food. Now I’m going to mention some things from scientific literature, reliable sources (the references are below) to see if we can answer some of this questions we have that makes us nervous, curious or maybe that we never ask to ourselves before.

These articles are reviews of hundreds of other articles published about the last ten years.

“Genetically Modified Foods and Social Concerns” 

Taking everything into consideration, Genetically Modified (GM) crops are alive; they can migrate and spread worldwide. In this regard, clear signals should be sent to biotech companies to proceed with caution and avoid causing unintended harm to human health and the environment. It is widely believed that it is the right of consumers to demand mandatory labeling of GM food products, independent testing for safety and environmental impacts, and liability for any damage associated with GM crops.”

(Maghari, B, M.,Ardekani, A, M. 2011)

The genetically modified organisms are made by the insertion of a gene from an external source, such as viruses, bacteria, animal or plants usually in unrelated species. This finally lead us to the creation of organisms that are desired and design by human. A genetically modified food is any food that has or comes from a genetically modified organism. Making genetically manipulated crops could make the crops gain virus and insects resistance, tolerance to some herbicides and increase of the nutritional quality.

The concern of the consumers are long-term effects such as:

–          Antibiotics resistance, it could happen that an antiobiotical treatment for some infections may not work.

–          Allergenicity, maybe the genetically modified products that we consume could cause us some allergies that we didn’t have before.

–          Unnatural nutritional changes, we don’t know how food with unnatural properties can affect our health.

–          Toxicity, It is unknown if some modifications can be bad for our health. For example, the production of some toxic protein to some herbicides could be toxic for us too.

On the other hand, the genetically modified crop to be resistant to some pests and herbicides may reduce the use of some pesticides. The Genetically modified crops could help reducing the greenhouse world emission. Neverthless, environmentalists believe that food genetic engineering may deeply transform the global ecosystem in every possible aspect. For example, a long-term consequence in biodiversity could be the presence of superweed or superpests that could break the balance of nature and cause serious harm to beneficial insects.

Harm associated with Genetically modified food:

Many scientific data show that animals fed with Genetically modified products had been harmed or even dead. Rats exposed to transgenic potatoes or soybean present abnormal sperm.

Although Biotechnological companies don’t accept a direct link between genetically modified food consumption and human health problems there are some examples from the opposition: the foodborne diseases like soybean allergies have increased in the last 10 years in U.S.A and U. K. Hundreds of cases of villagers and cotton handlers that had developed skin allergies in India have been reported.  Recent studies have reported that the corn Bacillus thuringiensis expresses an allergenic protein that alters overall immunological  reactions in the body. Even though, the insertion of a non-allergenic gene could cause the overexpression of an allergen that already exists, it’s difficult to specifically identify if a new genetically modified crop with a gene transferred from a known source with unknown allergenicity is allergenic before it enters into alimentary chain.

Reference: Maghari.  B. M.,Ardekani. A.  M. Genetically Modified Foods and Social Concerns. Avicenna. J. Med.  Biotechnol. 2011; 3(3): 109–117 

“Transgenic Plants and Biosafety: Science, Misconceptions and Public Perceptions”

Environmental and Health Biosafety

Increased invasivity of transgenic crop

As new genes are discovered and used by the biotechnological industry, crops will acquire several new skills and will be capable of growing in new geographical areas. This will not be a problem in several highly domesticated and exotic crops. Nevertheless, the risk is that wild plant may become a nuisance for farmers because of their different needs from transgenic plants.

Intraspecific Hibridization

It happens when transgenic crops grow in the close proximity of non-transgenic crops. The wind pollinated crops could acquire transgenic properties unintentionally and create transgenic material persistence. This is a big problem for organic farmers. Hybridization between closely related species could become a form of direct transgenic flow between wild populations. Plants could become more invasive and competitive and in a relatively short time could cause harm to natural ecosystems.

Effects on non-transgenical organisms

Lacewing  (Chrystoperla carnea), an insect predator, suffered high levels of mortality by feeding of biotecnologically modified  European corn (Ostrinia nubilalis)  in comparison to the non transgenic feeding. In other study, Monarch Butterfly larva fed with transgenic corn pollen dusted Milkweed (Asclepias curassavica) leaves, decreased it’s feeding, growing and survival rate, compared to larva fed with non-transgenic pollen dusted leaves.

Reference: Stewart, C. N., Richards. H. A., Halfhill. M. D. Transgenic Plants and Biosafety: Science, Misconceptions and Public Perceptions. BioTechniques. 2000; 29:832-843

Finally, there is one thing left that isn’t mentioned in these articles, probably because it’s been taken for granted that the readers have enough knowledge to not mention it; But, what happen to the DNA we eat from this food inside us? I mean, we know that transgenic organisms we eat have foreign DNA and some people have doubts about it. At first instance, nothing bad would happen because the DNA we eat that is, by the way, in all food made up cells like meat, vegetables, eggs, etc. is digested for enzymes comming from our digestion process in our guts that separate the DNA in its principal components to use them individually. In other words, no foreign genetic information would be introduced into our DNA because our digestive system will destroy it. Nevertheless, it it probable that some things have not become an study object yet. For example, some little particles of a sort of RNA from transgenic food could eventually pass through the digestive destruction part remaining intact and maybe get access to our cells. But don’t panic, nothing about this has been demostrated yet, this is just a possibility.

With this information I pretend to clarify the view to some people who didn’t have enough knowledge about food biotechnology and let them have free will as consumers, knowing that this information came from scientific data published in scientific journals involved in this topic.