Los Iluminados

cce19cb3a5db361c34b93f0bdc290ed9

Los iluminados toman mi cabeza mientras pienso en la infancia. Ellos tienen la cabeza iluminada y los rostros indistinguibles, son como ángeles, como santos. Yo estoy muriendo, creo que eso me está pasando, estoy muriendo y estoy pensando en mi infancia. Quiero acurrucarme al lado de mi madre pero no puedo decirles que la traigan conmigo. No puedo hablarles, no siento mi cuerpo. Debió ser el exceso de drogas, el exceso de tristeza que me hizo estar muriendo como ahora. En este infierno con luces de colores, rostros borrosos, yo en el suelo sin poder levantarme. Todos me hablan, me observan asustados, sé que están asustados, creo que me estoy muriendo. No me importa, no me importa nada, solo quiero dormir, por favor, déjenme en paz, solo quiero dormir. Ya despertaré, estoy muy cansada, déjenme descansar. No puedo saber cómo me veo desde su punto de vista, debo estar tirada en el suelo, doblada en una posición aleatoria, me piden que mueva alguna extremidad, me hacen preguntas, estoy muy cansada para mover la boca, para abrir los ojos y mover la boca y hacer un sonido, quisiera que adivinen, que me dejen tranquila, que no me abandonen, que dejen de abandonarme en todas partes. Tengo miedo, tengo vergüenza, me estoy muriendo. Veo luces cuando cierro los ojos, pienso en mi infancia, en mi chaleco rojo, en mi madre, en mis juegos, en el bosque, en la vida que llevo, esta vida que no me gusta, quiero empezar otra vez, no quiero estar en esta mierda, en medio de esta mierda, muriendo. De repente me puse a pensar tanto y me di cuenta que estaba en el suelo pensando, tengo frío o calor, no siento nada, me pesa el cuerpo. Quiero que me abrace mi madre. No quiero morir así, sola en la mierda, porque estaba triste y quise tener un día de excesos, me lo merecía. Mi cuerpo no lo pudo soportar, no lo noté, no me di cuenta cuando todo empezó a hacerse borroso, no tenía fuerzas para levantar ese vaso de agua y de pronto, no sé cómo, desperté en el suelo con los iluminados a mi alrededor, observándome como unos alienígenas en el quirófano. Me siento pequeña. Esta ha sido la única manera en la que he logrado volver a sentirme como una niña, sabía que si buscaba la forma podría encontrarla. Aunque no sabía que para ello tendría que estar a punto de morir.